Guillermina Piatti: “Queremos que la gramática sea un instrumento para producir”

imagen_de_portada_piatti

Guillermina Piatti es profesora en Letras y magíster en Lingüística (UNLP). Se desempeña como profesora en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, como integrante del equipo de investigación de la Dra. Luisa Granato y como coordinadora académica del Área de Español para extranjeros. También dirige el departamento de Lenguas y Literatura en el Bachillerato de Bellas Artes y es una de las autoras del libro más descargado en SEDICI: Gramática pedagógica. Manual de español con actividades de aplicación, editado por EDULP dentro de la serie Libros de Cátedra y disponible en SEDICI desde agosto de 2013. Allí, en conjunto con María Alejandra Escudier, Paula C. Niemelä, Nora Gabriela Iribe y Lila Tiberi, busca enseñar una gramática descriptiva “destinada a ser enseñada como un ejercicio de reflexión y descubrimiento”.

En esta entrevista habla sobre su libro, sobre los vaivenes en la enseñanza de la gramática y sobre cómo ha repercutido el hecho de que el material pueda descargarse de Internet en cualquier parte del mundo.

 

En la presentación la Dra. Luisa Granato habla de convertir la gramática en un área más amigable, ¿puede equipararse en este caso con la matemática?

Sí, porque en realidad tienen muchos puntos en común, en tanto suponen una reflexión, un manejo de una cierta terminología, un análisis. Pero por eso especificamos que es gramática pedagógica, no es una gramática teórica, ya que no es nuestro objetivo hacer teoría de la gramática; es una gramática para ser enseñada y para aprender. Por eso las explicaciones son breves, más simples, hay mucha cantidad de ejercicios. La gramática ha tenido vaivenes en su enseñanza lamentables, porque de ser una enseñanza muy estructural -esos análisis de cajitas que no tenían sentido: vos no sabías lo que estabas haciendo, no sabías qué era eso, lo hacías para pasar el examen- se pasó pendularmente a no enseñar nada de gramática, lo que hoy en algunas escuelas se denomina prácticas del lenguaje: hacer que los alumnos produzcan pero sin una reflexión previa, sin un aprestamiento del instrumento. Lo que nosotros proponemos aquí es la necesidad de enseñar gramática para lograr una reflexión sobre un instrumento que nos sirve en cualquier área. Es una gramática enfocada hacia la producción, no es sólo una gramática de cajitas; de hecho nuestra gramática no tiene cajitas y sí habla de funciones, de roles, de estructuras, de construcciones. Nosotros apuntamos a que el alumno construya a partir de un ejemplo, que pueda hacer una paráfrasis, que encuentre lo que es una construcción, un núcleo que se proyecta en una construcción mayor.

 

¿Se puede pensar este libro también para quienes imparten la materia y no solamente para los alumnos?

Totalmente. Está pensando, primero, para nuestros docentes del colegio con el objetivo de aunar terminologías de uso, revisar algunas cuestiones con modelos teóricos más nuevos, bibliografía más nueva. De hecho la consecuencia que ha tenido y que me llamó muchísimo la atención es que esta gramática está siendo usada por los profesores de enseñanza de español a extranjeros. Es decir, han encontrado la utilidad que nosotros queríamos: que sea realmente un instrumento para producir, para hablar y no una mera teorización del análisis. Así que sí, es un libro para los alumnos pero también para el profesor que tiene que explicar sus temas.

 

¿Cuáles son las principales dificultades que surgen a la hora de aprender el español como segundo idioma?

Antes te quería comentar algo que también es importante: a veces los alumnos de los secundarios ven gramática en la lengua extranjera: cuando estudian inglés o francés se les habla del objeto directo, por ejemplo, y sucede que el alumno no lo vio en su lengua nativa. Nosotros también queríamos aportar desde la lengua nativa una reflexión con marcos más funcionales que son los que se usan en las lenguas extranjeras. De hecho, nuestro manual responde más a la didáctica del español como lengua extranjera que a lo que sería la gramática tradicional de la escuela secundaria; apunta siempre a reflexionar y producir, que es lo que se hace cuando se aprende otra lengua. En el español como lengua extranjera el contenido gramatical está siempre relacionado con el uso, nosotros queremos ver qué hace el hablante con la gramática.

 

Hablando puntualmente de SEDICI, ¿cómo se relacionan ustedes en tanto autoras del libro sabiendo que este material está disponible en abierto para los alumnos? ¿Han tenido algún tipo de devolución de parte de ellos?

Los chicos de Bellas Artes, los alumnos extranjeros de la universidad y los alumnos de la cátedra que yo tengo aquí (Técnicas de expresión en castellano) lo tienen como bibliografía. También en el exterior lo han bajado en Estados Unidos y en Europa. Por ejemplo, en julio vino a visitarme una exalumna que ahora es Doctora en Letras, ella se fue a Estados Unidos a hacer su doctorado y ahora se dedica a enseñar español para extranjeros. En la web encontró el libro, mi nombre, se acordó, lo bajó y lo está usando en Boston en escuelas secundarias para enseñar español. Cuando vino a visitar a su familia me fue a ver para decirme “Profesora, estoy usando su gramática en Boston”. En cuanto a la posibilidad de descarga, nunca pensé que podía tener semejante difusión. La verdad es que nosotros pensamos el libro para el Bachillerato, ese fue nuestro objetivo cuando lo presentamos, y lo que vemos en realidad es que el hecho de que esté en la web da una difusión que no tiene el papel. Me parece que eso ha sido una idea muy buena para los alumnos y también para nosotros, los autores, porque uno quiere ser difundido, que le llegue a más gente y que el material sirva. En la universidad lo tienen en algunos escritorios, lo llevamos también a dos congresos: a unas jornadas de español para extranjeros y también a una jornada de colegios secundarios de todo el país que se llama J.E.M.U (Jornadas de Enseñanza Inicial, Primaria y Media Preuniversitaria) y también estuvieron muy entusiasmados con el texto. Yo creo que a través de este tipo de reflexiones el estudiante aprende a querer a su lengua.

Audio de la entrevista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *