Objetos museísticos en SEDICI (primera parte)

SEDICI, el repositorio institucional central de la UNLP, tiene como misión albergar, difundir y preservar la producción académica y científica producida por todos los actores de la universidad. Sin embargo, ello no excluye la posibilidad de albergar también otro tipo de contenidos que, si bien no fueron creados exactamente dentro de nuestra universidad, forman parte de su vasto patrimonio y necesitan también visibilización y difusión. Conocer y apreciar estos objetos, que podemos denominar “museísticos” (u “objetos físicos”), nos ayudará a conocer más en profundidad todas las vetas por las que discurre el saber en esta casa de estudios.

Gracias a la Red de Museos de la Universidad Nacional de La Plata estos contenidos totalmente novedosos comenzaron a llegar en 2013 al repositorio. El Museo de Instrumentos Musicales “Dr. Emilio Azzarini” y el Museo de Física, en primer término, acercaron los primeros materiales de este tipo, a los que ahora se han sumado los objetos enviados por las Salas Museo de la Biblioteca Pública. En todos los casos, se trata de objetos sumamente interesantes y que plantearon retos y desafíos a la hora de su catalogación y representación en el repositorio.
A los efectos de darle a cada colección el espacio que se merece, hemos dividido en tres entregas esta nota sobre los objetos museísticos en SEDICI. A continuación, ahondaremos en los retos que supuso catalogar instrumentos musicales y en las próximas nos dedicaremos a los instrumentos científicos del Museo de Física y por último a los objetos personales de Joaquín V. González aportados por la Biblioteca Pública de la UNLP.

Colección del Museo de Instrumentos Musicales “Dr. Emilio Azzarini” en SEDICI

Museo Azzarini logo web

El Museo Azzarini, inaugurado en 1985, posee una colección de aproximadamente 800 instrumentos musicales procedentes de las más variadas etnias y lugares del mundo. Para su catalogación y descripción en el repositorio, se recurrió a imágenes digitales de los instrumentos así como, en muchos casos, archivos de audio con sus sonidos. Al tratarse de objetos no textuales, para su catalogación debió recurrirse al tipo de documento “Objeto físico” y al subtipo “Instrumento musical”, lo que permitió elaborar una serie de metadatos (aquellos datos que sirven para describir y catalogar un recurso) lo más acorde posible a las características particulares de los instrumentos. Dichos metadatos incluyen el detalle de los materiales con que está realizado un instrumento (madera, cerámica, metal, etc.), sus medidas, su creador o la etnia de la cual el instrumento es representativo y su descripción mediante la clasificación Hornborstel-Sachs, un sistema de clasificación de instrumentos musicales mediante números, que es el más utilizado mundialmente por musicólogos y etnólogos.

La colección, además de contener instrumentos poco conocidos en nuestro medio como el txistu (del pueblo vasco), el shofar (del pueblo hebreo), el sitar (proveniente de la India), o el kultrún (de los mapuches), posee algunas rarezas como la autómata titiritera o un fonógrafo fabricado por T. A. Edison. Asimismo, pueden encontrarse algunos libros pertenecientes a la biblioteca del Museo, que fueron especialmente digitalizados en SEDICI para asegurar su preservación: entre ellos sobresale el Cuaderno de Música de Juan Pedro Esnaola de 1844, libro que contiene partituras manuscritas por el autor para distintas danzas de salón.

Los invitamos a recorrer esta colección y a admirarse con las maravillas musicales que ella atesora.

Página web del Museo Azzarini 

Próxima entrega: Museo de Física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *